En este artículo vamos a reflexionar en profundidad sobre la evolución de los principales indicadores ambientales en España y en el resto del mundo. Avalados por los datos científicos, investigaremos cuales son las causas del cambio climático. Trataremos de responder preguntas como ¿Como el medio ambiente afecta al ser humano? ¿Cómo influye la economía en el medio ambiente? ¿Son medio ambiente y desarrollo dos conceptos excluyentes? ¿Cómo afecta la actividad económica al medio ambiente a corto y a largo plazo? A través de un recorrido reflexivo trataremos de responder, entre otras, a todas estas preguntas.

Si quieres respuestas a estas preguntas, no te puedes perder este artículo.

El cambio climático en números

Como en todos los artículos, vamos a empezar con los datos disponibles a este respecto. Todos sabemos ya que los datos sobre contaminación son alarmantes, pero no sabemos la magnitud de esos datos. Aquí os dejo algunos gráficos que os permitirán daros cuenta del severo peligro que corremos.

Estadística: Emisiones globales históricas de CO2 procedentes de la actividad industrial y los combustibles fósiles de 1751 a 2018 (en millones de toneladas métricas) | Statista
Extraído de Statista

En este gráfico observamos la evolución de la variable flujo “emisiones de CO2” entre 1751 y 2018. Sin ser genios, nos daremos cuenta fácilmente de que el crecimiento de esta curva es exponencial. Podemos observar tres patrones claros de crecimiento:

  • Entre 1757 y 1840, observamos un crecimiento muy lento de las emisiones de CO2 a la atmósfera.
  • Entre 1841 hasta 1949, vemos que el crecimiento de las emisiones empieza a aumentar de velocidad.
  • Del 1950 hasta el 2018, el crecimiento de las emisiones supera la evolución en diagonal.

El dióxido de carbono es SOLO UNO de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) que conocemos. Cabría mencionar otros como el metano, el óxido nitroso, los CFC, el vapor de agua y el ozono troposférico.

Datos extraídos de la página oficial de la NASA

Este gráfico muestra la evolución temporal de la variable flujo “anomalía térmica (ºC)” entre 1880 y 2020. La anomalía térmica representa la diferencia entre la temperatura media de la Tierra en un momento concreto, y la temperatura media natural de la Tierra.

Este gráfico muestra el porcentaje acumulado de especies desaparecidas desde el año 1500 hasta el 2018. Como vemos, se muestra una tendencia creciente en todas las tipologías animales entre los años 1800 y 1900. La mayor pérdida de biodiversidad se da entre 1900 y la actualidad.

Cambio absoluto medio global del nivel del mar en pulgadas, 1880–2015. Extraído de la página oficial de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.

En este gráfico observamos el crecimiento del nivel del mar entre 1880 y el 2015. Podemos observar una tendencia homogénea de incremento del nivel del mar en el planeta. Esta tendencia está asentada, y muestra un aumento continuo durante más de 140 años.

Este gráfico nos muestra la evolución de la superficie del ártico en el mes de septiembre de los años 1979 al 2018. La extensión relativa perdida entre estas dos fechas equivale al 31’43% de la superficie del ártico en tan solo 39 años.

Otros datos sobre desencadenantes del cambio climático

Los siguientes datos son presentados por Johan Rockström en su charla TED Deje que el medio ambiente guíe nuestro desarrollo.

Los datos económicos

Leyenda: Bélgica (Azul claro), Dinamarca (Rojo), Francia (Verde), Alemania (Morado), Países Bajos (Cian), Noruega (Naranja), Suecia (Morado oscuro), Suiza (Marrón), Reino Unido (Verde), España (Gris)
Gráfico: Elaboración propia
Datos: Extraídos de Historical Statistics of World Economy 1 – 2008 AD, MADISON, Angus

En este gráfico observamos la evolución del Producto Interior Bruto per cápita de distintos países de la actual UE. Los datos individuales no son tan importantes como lo es la tendencia general. Como vemos, a partir de 1950 estos países empiezan a desarrollarse siguiendo la dinámica evolutiva de los datos comentados en los apartados anteriores.

Con los datos que tenemos podemos asumir que hay una intensa relación entre el desarrollo económico de los distintos países, y el cambio climático.

¿Es el cambio climático un problema del modelo económico?

Podríamos asumir a priori que, viendo las semejanzas entre las distintas variables, el sistema capitalista neoliberal impuesto en la mayoría de los países del globo genera un gran impacto sobre el medio ambiente. Sin embargo, cabe comentar ciertos matices.

El sistema neoliberal no es la única doctrina económica que se ha aplicado en los países del globo. En el devenir de la historia hemos visto como distintos países han adoptado otros modelos políticos y económicos, que también han generado un severo impacto medioambiental.

Emisiones de CO2 en la URSS – Federación Rusa entre 1970 – 2018.
Extraído de Datosmacro.com

La URSS es un gran ejemplo de esto. Como vemos en este gráfico, las emisiones de CO2 hasta 1992 eran muy elevadas. A partir de la caída de la URSS, estas disminuyen, pero aún así permanece entre los grandes emisores del globo.

Emisiones de CO2 en China entre 1970 y 2018.
Extraído de Datosmacro.com

El caso de China es un ejemplo más de cómo los regímenes comunistas generan también un severo impacto en el medio ambiente. Siendo concienzudos, en la actualidad sabemos que tanto China como EEUU lideran el ranking de emisiones de GEI a la atmósfera.

Vistos los datos, no podemos asegurar que exista un modelo económico que no genere un severo impacto sobre el medio ambiente. Incluso siguiendo las medidas más severas en cuanto a cambio climático, los científicos aseguran que no es probable que manteniendo el crecimiento económico podamos conservar nuestro planeta ¿Significa eso que estamos perdidos? ¿Que sea cual sea nuestro modelo político y económico estamos abocados a la destrucción del planeta? La respuesta es: No necesariamente, y te explico por qué.

Nuestra concepción de lo político: un esquema atrasado.

Esquema que representa la concepción del espectro político.

Este esquema divide el espectro político por dos ejes. El eje X representa la Izquierda política y la Derecha Política. El eje Y representa el totalitarismo y el autoritarismo. Hasta los años 70, la humanidad se pensó a sí misma a través de este plano. Y los distintos esfuerzos se han orientado a seguir uno u otro modelo político, con su subsiguiente sistema económico. Pero ¿hay algo realmente más allá de este espectro político? Si quieres responder a esta pregunta, sigue leyendo.

La ecología política y la reformulación del espectro político

La ecología política es la ideología del ecologismo. Esta ideología no se considera una ideología ni de derechas ni de izquierdas, y aunque sea tentador pensarlo, tampoco es una idea de centro. Esto genera bastante confusión, ya que como vimos en el apartado anterior, estamos acostumbrados al modelo derecha – izquierda / autoritarismo – libertarismo.

Antes de seguir con esto, quiero añadir un matiz: ecologismo y ambientalismo no son lo mismo. El ambientalismo es una ideología reformista y administrativa respecto a los problemas socioambientales. El ecologismo plantea un cambio de sistema como única forma de poner solución a la crisis socioambiental que el ambientalismo trata de reformar.

El ecologismo parte de la idea de que existen límites naturales al crecimiento económico. A grandes rasgos, divide los límites naturales en tres categorías:

  1. Los recursos del planeta son limitados.
  2. La capacidad de absorción de deshechos por parte del planeta es limitada.
  3. La capacidad del planeta para proporcionar sustento a la población es limitada.

Estas ideas, que realmente son claves que ya aportaron autores de la economía clásica como Robert Malthus, van a ser la piedra angular de la ideología ecologista.

Por primera vez en la historia, surge una ideología que se opone a todas las ideologías tradicionales, ya que entienden la idea de progreso como la superación de límites naturales y físicos al crecimiento económico. Es en torno a este concepto donde vemos el gran cambio de paradigma que estipula el ecologismo. A este respecto, propone que el progreso debe ser entendido como la capacidad de adaptación a unos límites que no deben de ser rebasados.

A partir del reconocimiento de los límites naturales, el ecologismo literalmente atraviesa el espectro político considerado hasta los 70, dibujando un nuevo esquema:

El ecologismo sitúa el debate en una tercera dimensión, por eso no se puede medir dentro del esquema político tradicional. Se opone frontalmente a lo que considera como la superideología del sistema: el productivismo.

El productivismo tiene como base que las necesidades humanas solo se pueden satisfacer si existe un proceso continuo de expansión de la producción y el consumo. De aquí que el consumismo y el productivismo sean consideradas por el ecologismo como las dos caras de la misma moneda.

Vamos a ver esto mediante varios frases de autores de diversas ideologías.

Nuestra economía, enormemente productiva, requiere que hagamos del consumo nuestra forma de vida, que convirtamos en rituales la compra y el uso de bienes, que busquemos nuestra satisfacción espiritual, la satisfacción de nuestro ego, en el consumo. Necesitamos que las cosas se consuman, quemen, reemplacen y desechen a un ritmo cada vez más acelerado.

Víctor Lebow

Si siguiéramos las sugerencias de nuestros camaradas, deberíamos dejar de priorizar la producción de medios de producción para pasar a priorizar la producción de artículos de consumo. Pero ¿cuáles serían las consecuencias de dejar de priorizar la producción de medios de producción? Pues que destruiríamos la posibilidad de que nuestra economía nacional continuara expandiéndose, dado que nuestra economía no puede crecer sin priorizar la fabricación de medios de producción.

Iósif Stalin

En estos dos discursos aparentemente opuestos, vemos como Lebow propone un sistema basado en la producción y comercialización principalmente de bienes de consumo. Propone una visión que trata de incentivar el consumo como forma de crear una economía expansiva, con bajos impuestos. Stalin propone algo completamente opuesto. Considera que la inversión en medios de producción (bienes de inversión) genera una economía expansiva, ya que a costa del consumo actual se crean posibilidades de consumo futuras. Esta gran inversión en medios de producción tiene mucho que ver con la desaceleración de la industria contaminante en Rusia tras la caída de la URSS.

Ambos discursos buscan asegurar el consumo en el futuro de dos formas completamente distinta. Uno favoreciendo directamente el consumo, y otro favoreciendo la productividad. Como dijimos antes, estos dos elementos son dos caras de la misma moneda, centradas en la expansión económica.

Una buena pregunta al respecto de esto sería ¿Cómo favoreció el sistema capitalista el consumo sin intervenir la economía? Aquí surgen dos conceptos clave que sin duda han permitido a los países con un sistema capitalista permanecer en el tiempo: la obsolescencia programada y la moda, pero no me voy a detener en esto ahora.

La identidad de Kaya: lo que la doctrina económica mundial ha ignorado

Yoichi Kaya, en su obra Enviroment, Energy and Economy: strategies for sustentabiliy crea la siguiente identidad matemática para describir la relación entre emisiones de CO2, consumo de energía, crecimiento demográfico y modelo económico en un área y un periodo dados.

{\displaystyle CO2=P*{\frac {PIB}{P}}*IEnergetica*ICO2}
CO2 – Cantidad de toneladas de CO2 emitidas; P – Población; E – Consumo de energía; PIB – Producto Interior Bruto

Iguala las emisiones de CO2 con la cantidad de CO2 que se produce por cada unidad de energía producida, la energía que usamos por cada unidad monetaria generada, el PIB per cápita y la población. Si consideramos una disminución del primer aspecto, es decir, la cantidad de CO2 producida por cada unidad de energía empleada; pero sin embargo aumentamos el Producto Interior Bruto y la población, no es matemáticamente posible reducir las emisiones de CO2 en condiciones realistas.

Robert Malthus y la lucha por la subsistencia

En Ensayo sobre los principios de la población Malthus establece los primeros principios sobre economía, población y recursos. Considera que los recursos aumentan de forma aritmética (1, 2, 3, 4, 5, 6, …), mientras que la población aumenta de forma geométrica (1, 2, 4, 8, 16, …) de tal forma que llegará un momento en el que los recursos no sean suficientes para abastecer a la población. También se pronunció de forma severa contra las limosnas y la beneficencia, ya que sostenía que “la caridad solo sirve para alentar la pereza y traer al mundo más bocas que alimentar”.

Más allá de sus consideraciones netamente políticas, que ni comparto ni están vigentes, las ideas sobre población y recursos si que vienen a colación, pues estamos ante una situación de agotamiento de recursos y sobrepoblación.

Si hacemos un sencillo ejercicio de reflexión, veremos fácilmente como a medida que aumenta la población rica, aumenta también la población pobre. Esto se debe a que en un sistema donde los recursos son limitados y el crecimiento económico se basa en el consumo, si todos los ciudadanos tuvieran el mismo nivel de consumo, el planeta pronto se quedaría sin recursos. Esto, dentro de la lógica productivista hace necesaria la existencia de pobres. Pero estamos llegando a un momento donde la existencia de pobres ya no es suficiente, porque los que pueden consumir, consumen demasiado, esto pone sobre la mesa el problema que tantos años lleva acechándonos, y que si no hacemos nada, pronto nos llevará al colapso.

Las ideas de Malthus fueron muy polémicas en su momento y generearon gran desconcierto, pero las consecuencias de los distintos modelos productivos que se han ido instalando en las sociedades contemporáneas tienen ya las consecuencias previstas.

Conclusión

Con todo lo que hemos comentado hasta aquí quiero hacer una conclusión que una todas las piezas de este puzzle.

En la situación de confinamiento que actualmente vivimos, los datos revelan que las emisiones de GEI se han reducido y los efectos sobre el medio ambiente que la ausencia de emisiones causa, ya se han dejado notar. Esto nos sirve para dar(nos) cuenta de la primera tesis que voy a defender: uno de los responsables directos de nuestra situación es nuestro sistema productivo.

Otra de las cosas que esta situación nos ha enseñado como sociedad global es que, cuando solo consumimos por necesidad, nos damos de bruces con una recesión económica. Clic para tuitear

Yo, que soy muy optimista y siempre trato de sacar lo bueno de las malas situaciones, considero que esta cuarentena ha tenido algo positivo: ha puesto a la sociedad internacional frente al espejo, y eso, ya es un logro.

Está claro que si no queremos seguir viviendo de espaldas a la realidad tenemos que reaccionar, y tenemos que hacerlo ahora, mañana será tarde. Como sociedad ha llegado el momento de tomar las riendas del cambio, pero no un cambio partidista dirigido por algunos. Me refiero a un cambio social popular, participativo e integrador, que no deje a nadie atrás.

No podemos permitirnos ser como Malthus y dejar de lado a cientos, miles o millones. El cambio social ya no entiende de fronteras, colores, ideologías o banderas. Depende de voluntades.

Y más valen millones de voluntades que quieran, que cientos de indiferencias que sepan.

El futuro está en nuestras manos y poco a poco se nos escapa. No podemos dejarlo pasar. Estamos en el momento perfecto para exigir(nos) cambios, para transformar nuestro propio destino.

Si cuando todo esto acabe no tomamos parte activa del cambio, pronto no quedará un mundo en el que consumir, y mucho menos por el que luchar. Clic para tuitear

Como siempre suelo hacer, voy a terminar con una cita célebre. Hoy la cita es de Aldus Huxley. Un autor que nos enseña a través de mundos no tan imaginarios, verdades como puños.

Una dictadura perfecta tendría la apariencia de una democracia, pero sería básicamente una prisión sin muros en la que los presos ni si quiera soñarían con escapar. Sería esencialmente un sistema de esclavitud, en el que gracias al consumo y el entretenimiento, los esclavos amarían su servidumbre.

Aldus Huxley

Espero que tras esta reflexión todos meditemos acerca de qué vamos a hacer cuando todo esto acabe. ¿Seguiremos transigiendo ante los poderes del mercado? ¿Nos pondremos en pie contra los que tienen pensado fulminar nuestra forma de vivir? Estoy convencido de que podemos crear un mundo donde todas las vidas, humanas y animales, importen. Mientras tanto, en el fondo de nuestros corazones suena ya la sinfonía del cambio,

así que simplemente

escuchemos.

Muchas gracias.

Javier Corral Díaz

EXTRA:

A pesar de que es un anuncio de una gran empresa (¿irónico verdad?), quiero añadir esta canción porque me parece que va justo a donde yo quiero ir en cuanto a intenciones, y por mucho que lo intenten, las obras se pueden comprar, pero el arte es para todos.
Aquí os la dejo.

Categories:

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies